Manifiesto

|


mirando el mundo por el ojo de una cerradura

“ La cámara fotográfica para mí es una libreta de croquis, el instrumento de la intuición y la espontaneidad, el dueño del instante que, en términos visuales, cuestiona y decide a la vez. Para significar el mundo, hay que sentirse parte de lo que uno recorta a través del visor. Esta actitud exige concentración, sensibilidad y cierto sentido de la geometría. Sólo conomizando medios y, sobre todo, olvidándose de uno mismo, se llega a la simplicidad de expresión. Fotografiar es contener la respiración cuando todas nuestras facultades convergen para captar la realidad huidiza; en ese momento, tomar una imagen es una gran alegría física e intelectual. Fotografiar es reconocer un hecho en un mismo instante y en una fracción de segundo, y la de organizar rigurosamente las formas percibidas visualmente que expresan y significan ese hecho. Es poner en una misma línea de fuego la cabeza, el ojo y el corazón. Es una forma de vida.

HENRI CARTIER - BRESSON







4 pensantes:

Nono dijo...

Tanto desde punto de vista del proyecto de cineasta que soy, como de la fotografia que citas vos, encuadrar es un acto realmente maravilloso.

Lore dijo...

A mi con este Señor, me debe pasar lo que a vos con Cortázar.

Nerón dijo...

Nono: no solo encuadrar, sino capatar ese momento, con esa luz, es maravilloso.

Lore: lo que a mi me pasa con Cortazar, me pasa con este (y otros señores) tambien. Gracias a alguien, descubri que me apasiona estar atras de la cámara, que soy feliz cuando miro el mundo por el ojo de esa cerradura.

Baterflai dijo...

Lo escribiría en la pared de casa. Hay cosas de Bresson que aún siendo textos, también son una foto.